Sticky: Las rodillas que respiran

Allá lejos, cuando los seres humanos comenzamos a caminar erguidos, también dejamos de distribuir sobre cuatro extremidades la tarea permanente de contrarrestar la gravedad. Se la delegamos sólo a dos.
Desde entonces pocas articulaciones soportan tanta exigencia como las rodillas. Colaboran en el trabajo antigravitatorio, en cargar nuestro peso, en trasladarnos por el espacio y en amortiguar el impacto sobre la tierra de nuestros movimientos.
En nuestra cultura los dolores en las piernas y las rodillas son considerados síntomas de envejecimiento. Más aún, son vistos como inevitables, como naturales, como que vienen con la edad. En algunas culturas orientales también dicen que “la vejez entra por las piernas” y que la pérdida de flexibilidad y potencia de las rodillas es parte del ciclo de la vida.
Sin embargo, estas dificultades aparecen también en personas jóvenes propiciadas por hábitos de vida sedentarios. En los hechos, los malos usos de las rodillas en actividades cotidianas tan simples como caminar o subir y bajar escaleras pueden favorecer y agravar problemas de origen orgánico, como la acumulación de ácido úrico.
En actividades deportivas comunes y cotidianas como salir a correr o ir al gimnasio, las consecuencias del mal uso de las rodillas se hacen notar en todo el cuerpo.
En el programa ¡Atención a los huesos! dedicamos un taller especial a las rodillas, exploramos sus funciones naturales y su tarea antigravitatoria.
Descubrimos que guardan el secreto que nos permite una carga de peso grácil y sin esfuerzo, capaz de llevarnos en una espiral continua desde las posiciones de estar sentado o acostado a estar de pie y de trasladarnos por el espacio con una sensación de propósito y seguridad.
Recuperamos así la sensación de sostén completo en piernas livianas y notamos cómo el buen uso de las rodillas aumenta la vitalidad y la confianza en nuestro cuerpo. Es como si las rodillas volvieran a respirar.

Allá lejos, cuando los seres humanos comenzamos a caminar erguidos, también dejamos de distribuir  la tarea permanente de contrarrestar la gravedad sobre cuatro extremidades. Le delegamos esa tarea sólo a dos.

Desde entonces pocas articulaciones soportan tanta exigencia como las rodillas. Colaboran en el trabajo antigravitatorio, en cargar nuestro peso, en trasladarnos por el espacio y en amortiguar el impacto de nuestros movimientos sobre la tierra.

Nuestra cultura considera los dolores en las piernas y las rodillas como  síntomas de envejecimiento. Más aún, los cree inevitables, naturales, que vienen con la edad. En algunas culturas orientales también dicen que “la vejez entra por las piernas” y que la pérdida de flexibilidad y potencia de las rodillas es parte del ciclo de la vida.

Sin embargo, estas dificultades aparecen también en personas jóvenes propiciadas por hábitos de vida sedentarios. En los hechos, los malos usos de las rodillas en actividades cotidianas tan simples como caminar o subir y bajar escaleras pueden favorecer y agravar problemas de origen orgánico, como la acumulación de ácido úrico.

En actividades deportivas comunes y cotidianas como salir a correr o ir al gimnasio, las consecuencias del mal uso de las rodillas se hacen notar en todo el cuerpo.

En el programa Bones for Life, dedicamos un taller especial a las rodillas, exploramos sus funciones naturales y su tarea  antigravitatoria.

rodillarespira

Descubrimos que guardan el secreto que nos permite una carga de peso grácil y sin esfuerzo, capaz de llevarnos en una espiral continua desde las posiciones de estar sentado o acostado a estar de pie y de trasladarnos por el espacio con una sensación de propósito y seguridad.

Recuperamos así la sensación de sostén completo en piernas livianas y notamos cómo el buen uso de las rodillas aumenta la vitalidad y la confianza en nuestro cuerpo. Es como si las rodillas volvieran a respirar.

2 comments on “Sticky: Las rodillas que respiran

  1. Pingback: ¡Atención a los Huesos! y Feldenkrais en Rosario « Artes Internas

  2. hola, soy de marcos juárez, córdoba, participe de un seminario con María Clara, en Rosario, en el estudio de gaby morales y me interesa muchísimo la capacitación de HUESOS PARA LA VIDA.
    mandar información si se concreta la misma para este año 2010.
    Un abrazo
    Adriana

Deja un comentario